Es común escuchar que eliminar una cuenta cerrada de su informe crediticio es un movimiento inteligente para aumentar su puntuación de crédito. Pues bien, no es tan sencillo como parece y, de hecho, podría ser contraproducente.

Una cuenta cerrada es cualquier cuenta que haya sido cancelada o desactivada. Por ejemplo, es posible pedirle al banco que cierre una tarjeta de crédito que no se utiliza. O una vez que una hipoteca se haya pagado totalmente, el prestamista cerrará la cuenta, pero además podría dejar de informar de ese registro a las agencias de crédito.

La acción de cerrar puede además conllevar un acto de borrado. Una vez que algo desaparece del informe, deja de tener un impacto en la puntuación de crédito. Tanto para lo bueno como para lo malo. Hablemos más sobre este concepto.

¿Cómo se calcula la puntuación de crédito?

Una puntuación de crédito es un número que refleja la solvencia de una persona, y se basa en operaciones matemáticas realizadas por un algoritmo computacional que considera estos factores: Historial de pagos, monto y balance de lo adeudado, historial crediticio, créditos totales, y créditos nuevos. Eliminar una cuenta afecta a cuatro de esas categorías.

Por ejemplo, cerrar una tarjeta de crédito implica restar ese límite de crédito al total que se posee. Imagine que tiene un límite combinado de 10.000 dólares en tres tarjetas y que elimina una de ellas con 2.000 dólares. Inmediatamente, esa acción le dejará con un nuevo límite combinado de 8.000 dólares. Por lo tanto, su tasa de utilización de crédito subirá mientras que su puntuación bajará.

Piense en su préstamo de coche. Después de terminar sus pagos, su concesionario de automóviles o el banco cerrarán la cuenta, pero también podrían dejar de reportar ese registro a las oficinas de crédito, lo que significa que un buen historial lleno de pagos puntuales ya no estáría disponible. Y, por supuesto, su puntuación de crédito bajará.

Otro factor a tener en cuenta es que la duración media de su historial crediticio también se verá afectada negativamente al cerrar cuentas antiguas, ya qu su historial pasaría a tener sólo lo más reciente. 

Bienvenido a la otra cara

Pero siempre, una moneda tiene dos caras. Si una cuenta cerrada de una tarjeta de crédito, una hipoteca o un préstamo de coche está repleta de pagos atrasados o ausentes, tal vez borrar ese comportamiento poco favorecedor del informe sea un movimiento favorable y conveniente.

A estas alturas, usted es más consciente de las implicaciones de una cuenta eliminada de su informe de crédito. Pero también podría preguntar cuánto tiempo permanece una cuenta cerrada en el historial. Depende, pero por regla general esa cuenta estará con usted, alimentando los algoritmos durante unos siete años.

Precisar cuál curso de acción es el mejor, varía en cada caso, y es entonces cuando un ojo experto resulta útil.

Una vez establecida la conveniencia de cerrar una cuenta, es el momento de proceder a disputar formalmente la información negativa o inexacta comunicándose con las agencias de crédito o solicitando que eliminen la cuenta cerrada.

BlogSpanish

credit cardcredit repaircredit scorecreditoFinanzas PersonalesMal CréditoSuperior Scores

Translate »